×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
26 Septiembre 2020 04:00:00
Triunfar ante la presión
Escuchar Nota
Dramática la final del US Open. La remontada de Thiem, de época. Un partido que recordaremos por lo emocionante... y por la presión.

Ambos jugadores eran un manojo de nervios.

Los dos sacaron por el campeonato... y perdieron su saque. Hombre, Zverev cometió dos dobles faltas en la muerte súbita definitoria. No pudo ganar a un rival acalambrado que apenas podía moverse.

Aguantar la presión muchas veces es el sello del campeón.

Recordemos, por ejemplo, dos finales del futbol mexicano. En ambas el equipo visitante estaba a un minuto de coronarse... y en la última jugada el equipo local empata. Todo se definirá en penales.

¿Te imaginas la combinación de desánimo y presión para el visitante? Faltaba un minuto... y, claro, el estadio entero está prendidísimo. ¿Qué es lo más probable? Obvio, que gane el local.

Mmmm, depende.

Es exactamente lo que le pasó a Tigres y América en las finales de diciembre de 2015 y 2016. A ambos les empató el equipo local (Pumas y Tigres) en el minuto 119 de tiempo extra.

Y, sin embargo, en 2015 Tigres aguantó presión y desánimo para coronarse de visitante, mientras que América se derrumbó en 2016.

¿Por qué?

Primero, hay que decir que es común que la presión “arrugue” al más experimentado.

“Hacía mi mejor intento. Buscaba la victoria intensamente, pero era como si hubiera regresado a ser principiante”, explica Matthew Syed.

El jugador de ping-pong británico narra su experiencia en Sydney 2000. Era favorito y fue eliminado en la primera ronda. Se arrugó.

El excelente blog Farnam Street, reseña un capítulo sobre la presión del libro Bounce, de Syed (Amazon, inglés), que explica que la mente monitorea una tarea para completarla de 2 maneras:

1. Explícita. La actitud de un novato: aprender, enfocarse y recordar qué funciona y qué no.

2. Implícita. El experto no piensa, reacciona y enfoca todas sus habilidades sin preocuparse por lo básico.

“El monitoreo implícito permite un desempeño fluido y enfocarse a habilidades de alto nivel como estrategia y táctica”, explica.

“Arrugarse” ante la presión es entonces una forma de reversión sicológica. En un instante pasas de experto a novato. La presión triunfa y atletas cometen errores infantiles.

Ah, pero lo contrario también sucede. Es lo que se conoce como “estar en la zona” para lograr un desempeño superlativo.

Al concepto científico detrás de “estar en la zona” se le llama “flujo”. Fue estudiado por primera vez por Mihály Csíkszentmihályi, de la Universidad de Claremont, quien lo definió como el estado mental y operativo del que practica una actividad con su energía totalmente enfocada.

“Es como ser llevado por una corriente de forma espontánea, sin esfuerzo. El tiempo se olvida y no hay temor a perder el control”, señala el catedrático a la revista Enlightenment Next.

Y, sin embargo, como ya vimos, los expertos a veces se arrugan. ¿Cómo evitarlo? Aunque parezca raro: pensando menos. Y aquí le van dos trucos para lograrlo (no es fácil):

a) Tratar de convencerse de que los “momentos clave” en realidad no importan. Pensar: “Es solo un juego más”.

b) Un artículo de The Guardian reseña experimentos de profesores de Western University en Australia con golfistas. ¿El truco para eliminar la presión? “Una palabra disparadora holística”. Elegir un término ambiguo como “suave” o “balanceado” y enfocarse en esta palabra en los momentos clave.

Una advertencia final: para arrugarse o lucirse en un momento clave primero hay que llegar al mismo.

Tres ingredientes para lograrlo: práctica, práctica y práctica. No se nace experto. Recuerda las 10 mil horas de Malcolm Gladwell en Outliers.

Interesante y útil. La presión es parte de nuestras vidas. En los deportes y en los negocios. En lo que sea.

Saber manejarla puede determinar el triunfo. Suerte en la faena.

Posdata. Se confirma que AMLO ve a la IP como enemigo (esta semana desarrolladores y productores de energía). ¡Uffff! El sector privado (consumo e inversión) representa 84% del PIB. Sí, 84%. Es un tonto.

En pocas palabras...

“La presión es algo que sientes cuando no tienes idea de lo que estás haciendo”.

Peyton Manning, exmariscal de campo
Imprimir
COMENTARIOS