×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
04 Abril 2020 04:01:00
El negocio del agua
Escuchar Nota
Si el presidente Andrés Manuel López Obrador canceló mediante consultas adulteradas el Nuevo Aeropuerto Internacional de México y la planta de Constellation Brands en Mexicali, y en una votación a mano alzada truncó el Metrobús Laguna –la corrupción subyacente debió castigarse sin privar al país y a la metrópoli lagunera de obras necesarias– entonces el futuro de Aguas de Barcelona en Saltillo podría pender de un hilo. Hay fuerzas que presionan para no extender la concesión más allá del plazo pactado. El tema lo aborda Javier Mariscal en el catorcenario Espacio 4, a partir de un documental presentado en España.

“Irregularidades contractuales, daño ambiental, alza injustificada de tarifas y cortes de servicio por retrasos de pago son algunas de las quejas recurrentes de los usuarios del sistema de distribución de agua potable de Saltillo, que desde el 2001 está en manos de la trasnacional española Aguas de Barcelona (Agbar).

“Estos abusos, que desde hace años denuncia la Asociación de Usuarios de Aguas de Saltillo (AUAS), han quedado registrados en el documental Agua Turbia: el negocio de Agbar en México, el cual fue presentado en febrero en España y exhibido en el Tercer Festival Online de Cine sobre Derechos Humanos, el 22 de marzo, en el marco del Día Internacional del Agua.

“El filme, producido por la catalana Enginyeria Sense Fronteres (ESF) y difundo por la organización no gubernamental Entrefronteras, inicia con imágenes del barrio de San Judas Tadeo y su fiesta patronal (28.10.19), la cual congrega a multitudes en Saltillo.

“Centenares de personas se agolpan para escuchar la misa del obispo Raúl Vera López, quien habla sobre uno de los temas que preocupan a la comunidad: ‘Permítanme decirles unas palabras sobre el agua. Muchos de ustedes no alcanzan a pagar el recibo y se la cortan, y la reconexión les cuesta un dineral. Pues sepan ustedes que el agua es un derecho humano…’.

“Vera López es una de las voces públicas más críticas de la privatización del servicio de agua potable, que desde hace dos décadas brinda la empresa mixta Aguas de Saltillo (Agsal), conformada con el 49% de acciones en manos de InterAgbar de México, filial de Aguas de Barcelona (Agbar), y 51% en las de la empresa pública Sistema Municipal de Aguas y Saneamiento (Simas).

“La entrada de Agbar a México empezó en el 2000, cuando Óscar Pimentel González (PRI) gana la alcaldía y propone ‘aliar al municipio con una multinacional para luchar contra la escasez de agua y mejorar el servicio’, para lo cual pide a la consultora Freese Nichols ‘elegir el esquema de privatización más adecuado’.

“El fallo fue ‘conformar una empresa mixta’, por lo que se contrata a la auditora Arthur Anderson –asesora contable de todas las empresas del grupo Agbar– para guiar la semiprivatización.

“La activista Gloria Tobón, fundadora de AUAS, narra que ‘a través de InterAgbar de México, Aguas de Barcelona puso sobre la mesa 81.9 millones de pesos y se quedó con la concesión, lo cual era de esperarse, pues era el único oferente. Años más tarde, el municipio recompró acciones hasta quedarse con el 55 por ciento’.

“En este sentido, el documental Agua Turbia expone el pasado delictivo de la auditora Arthur Andersen y detalla las similitudes con los modelos de privatización del agua en los municipios veracruzanos de Boca del Río, Medellín y Veracruz”.

Imprimir
COMENTARIOS