×
hace 1 mes
[Elite]

Tips para cuidar tu economía por Mónica Robles

Pide a los contribuyentes no descuidar sus obligaciones ante el SAT durante esta crisis por Covid-19

Imprimir
Tips para cuidar tu economía por Mónica Robles
Foto: Zócalo | Ángel Alemán
Escuchar Nota


Saltillo, Coah.- Con más de 20 años en el despacho Robles Sánchez y Asociados, la contadora y asesora fiscal Mónica Robles reconoce que la situación generada por la pandemia global de coronavirus es algo que ha trastocado la vida social en todos sus niveles, un acontecimiento inédito que exige al mundo entero sacar su lado más creativo.

El primer caso de Covid-19 registrado en México sucedió a finales de febrero, desde entonces la incertidumbre se ha convertido en el actor principal de esta crisis sanitaria que paró por completo un gran número de actividades económicas consideradas no esenciales por parte de las autoridades.

A pesar de que se ubiquen en esa categoría, la asesora fiscal saltillense sabe que de esas empresa y negocios viven muchas familias que han visto alterada su tranquilidad por la pérdida de sus empleos que, en la mayoría de los casos, era su única fuente de ingresos.

Aunado a este complejo panorama, Mónica Robles señala que la dinámica fiscal adoptada por el actual Gobierno Federal hace suponer que este sexenio se distinguirá por la recaudación de impuestos en comparación con las administraciones anteriores.

“A finales de marzo vencían las declaraciones para personas morales (empresas) y todos esperábamos una prórroga o estímulo por la situación, pero llegó el día 31 y no salió nada, entonces a partir de ahí nos quedó más que claro que este sexenio es 100% recaudatorio”, explicó la contadora de Robles Sánchez y Asociados.

Apoyo digerido a las personas

Destaca la contadora Mónica Robles que la dinámica de la actual administración deja ver que todo tipo de apoyos se dirigirá a las personas, mientras quedarán en la incertidumbre las empresas. Por esto, el único estímulo fiscal fue para las personas físicas, quienes podrán realizar su declaración anual hasta el 30 de junio con opción del pago de impuestos en seis plazos mensuales.



Si bien, la asesora fiscal es consciente de que el pago de impuestos de este ejercicio fiscal corresponde a las ganancias generadas el año pasado, también asegura que la crisis derivada del Covid-19 sorprendió a todos, principalmente a los empresarios que se están enfrentando a un escenario de pérdidas.

“Muchos contribuyentes están diciendo que no tienen liquidez para cubrir sus gastos, entendemos que hay una disyuntiva entre pagar a los empleados o los impuestos, o están buscando qué hacer, pero cada caso es diferente y no podemos generalizar”, puntualizó Mónica Robles.


Además, las decisiones gubernamentales a nivel federal crean una expectativa desalentadora para el próximo año, pues anticipa la asesora saltillense que si la administración actual mantiene su postura recaudatoria, la crisis económica traerá consigo una serie de auditorías y sanciones para muchas empresas que no puedan pagar sus impuestos a tiempo.

Por todo esto, Elite conversó con Mónica Robles para conocer las opciones que existen para que los empresarios y emprendedores no descuiden su situación fiscal y puedan superar la crisis generada por el Covid-19 de la mejor manera posible.

‘El SAT viene con más fuerza’

Entre las actividades esenciales que el Gobierno Federal dio a conocer a finales de marzo, Mónica Robles destacó la recaudación fiscal, “esto es algo nuevo para todos, nunca había sucedido y no contamos con un marco legal para una pandemia, pero a pesar de todo esto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) no para, sigue operando igual”.

Ante la emergencia sanitaria que se ha agudizado en los últimos meses en México, los empresarios esperaban algún tipo de estímulo fiscal porque en otros países afectados por la pandemia sí los hubo. En el caso mexicano, diversas cámaras empresariales y asociaciones nacionales pidieron este tipo de apoyos al gobierno, pero no hubo respuesta.

Así, llegó el 31 de marzo, fecha límite para que las empresas presentaran su declaración del ejercicio fiscal 2019, “no sabíamos bien qué sucedería todavía, todos esperábamos una prórroga para el pago, pero al final esta no llegó”, señaló la asesora fiscal saltillense.

De esta forma, Mónica Robles recomienda a los empresarios que frente a la ausencia de estímulos fiscales, se acerquen con un especialista para revisar su situación particular y buscar las alternativas posibles que considera el marco legal.

“Antes no se tenía la costumbre de ser más formales en el pago de impuestos, por eso ahora los contribuyentes tienen que estar enfocados y buscar las maneras de seguir laborando y cumpliendo, porque el SAT viene con más fuerza”, advirtió la contadora.

Hay que buscar asesoría profesional



Mónica Robles precisa que la recomendación más importante en estos momentos es acercarse con un asesor fiscal y pagar los impuestos para evitar multas, sanciones y recargos, “pero si no se puede pagar porque no hay liquidez, existen opciones legales que pueden ser de gran ayuda”, recalcó.

Al ser una actividad esencial, el SAT sigue pidiendo el cumplimiento de las obligaciones fiscales a través de internet e incluso continúan acudiendo a los domicilios para dejar las notificaciones.

Por esta razón, Mónica Robles sugiere estar siempre localizables, a pesar de que la actividad económica sea considerada no esencial, “debemos revisar que nuestra dirección fiscal esté correcta y actualizada en el sistema, si no se está laborando por el Covid-19 es muy importante poner un letrero en el exterior del negocio con un medio de contacto”.

Lo grave de no estar en el domicilio cuando un servidor público acuda a dejar una notificación fiscal es que se genera un estatus de no localizado y esto es una alerta que puede terminar en auditoría. Asimismo, es muy importante estar checando con el contador de la empresa la situación fiscal de la empresa a través de la Constancia de Situación Fiscal que emite el SAT, ya que este es uno de los máximos indicadores de estar bien o no.

Además, pide a los contribuyentes hacer un esfuerzo extra en estos momentos para pagar sus impuestos, en la medida de sus posibilidades, con el fin de evitar multas, “al menos hay que estar declarando, mostrarle a las autoridades esa buena voluntad y si llega el vencimiento de pago y no se hizo, tratar de pagar alguna parte del total del impuesto”, enfatizó la especialista.

En ese sentido, aclaró que las sanciones pueden iniciar con la cancelación del sello para emitir facturas, y en caso de tener que reactivarlo, se tienen que cubrir la totalidad de los pagos por concepto de impuestos, multas, actualización y recargos.

Existen alternativas

Los únicos estímulos fiscales brindados por las autoridades son la prórroga para la presentación de la declaración anual de personas físicas, del 30 de abril al 30 de junio, y la opción del pago de impuestos en una modalidad de seis pagos mensuales, de ahí en fuera no hay ninguna otra alternativa.

Por lo anterior, Mónica Robles señala que en la ley existen algunos señalamientos que pueden ayudar en estos momentos a los contribuyentes para ser eficientes con sus recursos y no descuidar su estatus fiscal.

Antes de tratar de acceder a estas alternativas, Mónica pide que revisen a profundidad su situación en el SAT: que los pagos estén al corriente y no haya ningún tipo de problemas con las declaraciones. De lo contrario, será muy difícil obtener los beneficios que marca la legislación fiscal vigente.

“En la ley se prevé que podemos pedir el pago de impuestos a plazos, aunque no lo podremos hacer este año, tendría que ser algo para el 2021, pero es importante que desde ahorita se empiece a contemplar esta opción”, explicó la contadora.

Otra de las opciones para las personas morales es la condonación de multas, lo que no justifica la evasión del pago de impuestos, pues como subraya la asesora fiscal saltillense, “no significa que nos vayan a perdonar lo que se debe, pude ser que quiten la multa, siempre y cuando estemos localizados, seamos cumplidos con las declaraciones y no caigamos en la lista negra de facturas falsas, entre otras cosas”.

Otro punto que prevé la ley desde hace tiempo, es la reducción de los pagos provisionales por medio de la disminución del coeficiente de utilidad, esto quiere decir que las empresas deben hacer una especie de cierre de año fiscal el 30 de junio y notificar al SAT que después de estudiar sus proyecciones para el cierre del ejercicio 2020, estiman que sufrirán pérdidas en comparación con el año anterior, “esto es solicitarle al SAT bajar ese coeficiente de utilidad para pagar menos del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de julio a diciembre”, precisó Mónica Robles.

Una alternativa más es buscar saldos a favor de los ejercicios anteriores y pedir la devolución de impuestos que, según lo estipulado en este sexenio, el SAT lo hará de forma rápida, aunque con las personas físicas no han cumplido porque el sistema ha presentado frecuentes fallas.

En lo que se refiere al pago de utilidades de los trabajadores, la contadora explica que si se realizan en tiempo y forma, las empresas pueden deducirlo, es decir, meterlo como un gasto.

“Ya en las situaciones más extremas, cuando la empresa se declara inoperable, puede recurrir a una suspensión temporal de actividades y luego reactivarse, pero insisto, esto solo sería posible estando bien frente al SAT, sin adeudos ni faltas administrativas”, especificó Mónica Robles.

Por último, la especialista saltillense mencionó que las crisis sacan lo mejor o lo peor de cada persona, por eso la emergencia sanitaria que ha ocasionado graves problemas a la economía demanda la creatividad y un gran código de ética por parte de los empresarios para seguir trabajando y ofreciendo sus servicios de alguna manera, lo que también significa mantener la fuente de ingresos de miles de familias.

“Este año viene difícil, por eso lo más sano para las empresas es tener la cultura del pago de impuestos y al final, los negocios que se vean obligados a cerrar será porque ya venían arrastrando un patrón negativo ante el SAT y estaban endeudadas”, finalizó la contadora del despacho Robles Sánchez y Asociados.


“Al final, los negocios que se vean obligados a cerrar será porque ya venían arrastrando un patrón negativo”.




Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}