×
hace 4 semanas
[Ciencia]

¿Por qué a muchos les gusta el olor a gasolina?

El benceno, que da a la gasolina su aroma característico, tiene un efecto supresor del sistema nervioso

Imprimir
¿Por qué a muchos les gusta el olor a gasolina?
Escuchar Nota


Ciudad de México.- El olor a gasolina es muy característico y hay una razón científica por la cual a algunos gusta ese aroma, pues aunque hay personas que no lo soportan, muchos disfrutan del olor que se emana al recargar el auto o pasar un lado de una gasolinera.

El olor característico de la gasolina proviene de un compuesto en específico, el benceno, que es utilizado en para aumentar el octanaje e incrementar la eficiencia del combustible. Dicho compuesto es tan fácil de detectar por nuestra nariz y es un aroma tan penetrante que puede ser percibido por los humanos incluso cuando hay solo una parte por millón en el aire que respiramos.

El benceno fue utilizado en una enorme cantidad de productos para la higiene (productos para después de afeitar y para la higiene femenina) durante el siglo XIX, lo cual podría ser un precedente para desencadenar memorias.

Y es que, de acuerdo con soloautos.mx, parte del gusto por el olor tiene que ver con la nostalgia, pues como es bien sabido, los olores pueden desencadenar recuerdos de la infancia.

La respuesta tiene que ver con que los nervios del bulbo olfativo, o los nervios que detectan las moléculas del olor, se encuentran relacionadas con la amígdala del cerebro, encargada de procesar la respuesta emocional y también con el hipocampo, encargado de manejar la formación de la memoria.

Es por eso, por lo que la gasolina puede desencadenar una respuesta agradable, pues los asociamos con recuerdos agradables, como un paseo con nuestros padres o un viaje a bordo del auto.

Pero, además, el benceno tiene un efecto supresor del sistema nervioso, así que, aunque sea de una manera muy leve, tiene la capacidad de alterar nuestros sentidos.

Esto quiere decir que, cuando cargamos combustible en una gasolinera, no solo podemos recordar momentos esenciales de nuestra infancia, sino que el combustible actúa como un ligero anestésico que suspende la función del sistema nervioso que, en ciertos casos, puede llegar a provocar un leve estado de euforia.

Con información de Milenio.




Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}