×
hace 1 mes
[Internacional]

Esta es la enfermedad más devastadora de la humanidad y no es el Covid-19

Todo indica que la enfermedad surgió en algún punto de Asia y llegó a Europa por medio de las rutas comerciales

Imprimir
Esta es la enfermedad más devastadora de la humanidad y no es el Covid-19
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Ahora que el mundo enfrenta una pandemia de coronavirus, mucho recuerdan otro evento que marcó el siglo XIV: la peste negra.

De acuerdo con diversos registros históricos, a esta enfermedad se le considera una de las más devastadoras de la humanidad.

La peste negra surgió entre los años de 1347 y 1353; según estimaciones pudieron haber fallecido alrededor de 25 millones de personas solo en Europa.

Todo indica que la enfermedad surgió en algún punto de Asia y llegó a Europa por medio de las rutas comerciales; fue en la ciudad de Mesina, en Italia, donde comenzó la epidemia.

Los registros reportan que en aquel siglo entre los lugares más afectados estuvieron África, Asia, Oriente Medio y Europa; como destacaron los recuentos.

En países como Alemania uno de cada 10 habitantes murió por por la peste negra; mientras que en Florencia, Italia, solo una quinta parte de los pobladores sobrevivió a la enfermedad.

Gran parte de la razón por la que esta enfermedad se presentó, se debió a que la población europea aumentó hasta los 80 millones de habitantes; lo que a su vez provocó deforestación e invasión de espacios naturales.



Algunos indicadores de esta devastadora enfermedad

Investigaciones de Giovanni Bocaccio, dieron a conocer que entre los síntomas estaban: Fiebre alta incluso superando los 40 grados, tos y esputos sanguinolentos, sangrado por la nariz y otros orificios, sed aguda.

También manchas en la piel de color azul o negro debido a pequeñas hemorragias cutáneas, aparición de bubones negros en ingles, cuello, axila, brazos, piernas o tras las orejas, debido a la inflamación de los ganglios pertenecientes al sistema linfático; gangrena en la punta de las extremidades, rotura de los bubones supurando líquido con un olor pestilente.

En su gran mayoría, las personas que padecían la peste negra eran asintomáticos y en cuestión de horas fallecían.

El principal medio de contagio de la peste eran las picaduras de las pulgas, que sobrevivían sin problemas en una sociedad que carecía de hábitos de higiene.

¿De dónde provino la enfermedad?

Investigaciones posteriores concluyeron que el origen de la peste era la bacteria yersinia pestis, que afectaba a ratas y roedores.

Era transmisible por los parásitos que vivían en los animales, en especial en las pulgas, las cuales inoculaban el bacilo a los humanos con su picadura.

A raíz de los conocimientos que se obtuvieron sobre la enfermedad, se hizo importante la presencia de la cuarentena; ya que observaron el comportamiento de la bacteria en la población.

Con información de Grupo Fórmula y Nueva Tribuna.



Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}